Por la despolarización

Llevamos ya unos cuantos años en los que en la política especialmente, pero también en otros ordenes de la vida social y personal de cada cual, estamos viviendo una creciente polarización, una centrifugación de las posiciones y creencias de la gente hacia los extremos.

Hay personas de creencias y posiciones muy fuertes y consolidadas. Que piensan que cualquier variación en esas creencias es falta de coherencia y de identidad. Personas que se vanaglorian de pensar lo mismo desde hace 50 años. Personas que consideran que otras posiciones o creencias son total y radicalmente invalidas, que no hay nada valioso fuera de su mundo de ideas y que por lo tanto no solo debe protegerse de cualquier contaminación sino combatir enérgicamente al “enemigo”, al “mal”.

En el otro extremo están las personas sin principios ni valores, gente cuyo único interés es aquello que les beneficie directamente y que son seguidores de la doctrina marxista del “Si no le gustan mis principios, tengo otros”.

Especialmente en política estamos viendo cada vez más estas dos posiciones, o bien posiciones muy extremistas que consideran al otro extremo como el mal más absoluto, o bien posiciones de exclusivo interés personal. A veces esto último se disfraza de extremismo o de radicalismo para enmascararlo.

Creo que nadie estamos exentos de caer en esta polarización y es una dinámica que puede perfectamente empezar con nuestras posiciones políticas y que puede ir permeando hacia el resto de nuestra vida, lo cual nos convertirá en personas inflexibles, autoritarias, rígidas, con una fuerte aversión al cambio, incapaces de comprender nada fuera de nuestras ideas… en fin, personas que uno no quisiera tener muy cerca, la verdad.

Para estar alerta y tratar de no caer en esa polarización, algunas ideas y sugerencias:

  • Ten cerca personas que piensan un poco diferente a tí y a las que aprecies. Conversa de vez en cuando con ellas de cuestiones que son nucleares para tus creencias.
  • Cuando tengas clarísima una creencia, busca el 1% de razón que puede tener la posición contraria. No se trata de no tener ideas propias, sino precisamente de tratar de entender y profundizar.
  • No temas evolucionar. Pensar lo mismo durante toda la vida no es ningún mérito, más bien al contrario. Las personas que han ido evolucionando son las que han permitido que se pueda construir una sociedad mejor en muchos aspectos.
  • Ojo con lo que lees y lo que ves, especialmente por internet y lo que te llega por las redes sociales. Recíbelo todo con escepticismo natural y si algo realmente te interesa, profundiza y cuestiónatelo.

PD: gracias a mi grupo de “mus&cook” por ser un espacio donde poder poner en práctica a menudo esta revisión permanente de mis creencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s