¡Libertad!

Debido a la pandemia del covid-19 los gobiernos de todo el mundo han tomado duras medidas de restricción de movimientos de la ciudadanía así como otras muchas relacionadas con horarios, actividades sociales, etc.

Esto ha chocado frontalmente con la idea de libertad que el occidente capitalista ha construido y tratado de exportar a todo el mundo desde hace décadas: la libertad de que cada cual haga lo que quiera, cuando quiera y como quiera con las mínimas limitaciones impuestas por el estado o por las convenciones sociales.

Una idea de libertad que se construye sobre la capacidad de acción del individuo. Una libertad que es algo que se despliega externamente y que solo desde fuera se puede limitar porque el individuo es por naturaleza libre y en consecuencia solo pierde su libertad por las limitaciones externas de otros individuos.

En ese contexto, efectivamente la libertad es poder ir a tomarme unas cañas a donde quiera y cuando quiera, y quien me lo impida está limitando gravemente mi libertad.

Es curioso porque nuestros filósofos estoicos de cabecera tienen una idea muy distinta de lo que es la libertad. Y digo curioso porque, por ejemplo, el propio Epicteto fue durante buena parte de su vida un esclavo, y sin embargo esto es lo que nos dice sobre quien es una persona libre.

Ninguna persona es libre si no es dueña de sí misma. – EPICTETO

Resulta que para el ex esclavo Epicteto, la libertad no es hacer lo que quiera, sino que reside en su interior, en el dominio de si mismo. Sorprendente.

Pero no solo eso, es que nos dice una frase tremenda para reflexionar. ¿Será verdad que quien no es dueño de sí mismo no es libre? Si así fuera tendríamos que reformular toda nuestra idea de libertad porque resultaría que personas a las que nada externo les impide ni les limita su libre albedrío no serían libres debido a que no son dueñas de si mismas.

Vale, ¿y en qué se concretaría según el estoicismo esta idea de libertad, qué es lo que realmente nos limita la libertad? Veamos:

¿Preguntas qué es libertad? No temer a los hombres ni a los dioses, no desear algo deshonesto ni excesivo y tener el completo dominio de uno mismo. – SÉNECA

Vigila constantemente tus percepciones, ya que estás protegiendo algo nada despreciable: tu respeto, tu valía, tu templanza, tu serenidad. En una palabra, tu libertad. – EPICTETO

La libertad no se logra satisfaciendo deseos, sino eliminándolos. – EPICTETO

Así que lo que realmente nos aleja de nuestra libertad son nuestros temores, nuestros deseos, nuestras percepciones y nuestras falta de auto dominio.

¿Cuánto tiempo de nuestra vida dedicamos a alcanzar nuestra auténtica y verdadera libertad?

6 pensamientos en “¡Libertad!

  1. Jordi Güell i Güell

    Muchas gracias por tus reflexiones Pablo. Precisamente en estos momentos estoy leyendo el libro ! Viva la libertad ! de Mathie Ricard, Alexandre Jolien y André Christophe que contesta a la pregunta ¿Cómo avanzar hacia la libertad interior, aquella que nos permite afrontar con serenidad los altibajos de la existencia y liberarnos de las causas del sufrimiento?

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Responder a Pablo Aretxabala Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s